Las Crónicas de Narnia: El Príncipe Caspián

Hoy, Domingo 18/05/2008, he leído el siguiente texto en la revista VIVA de hoy del diario Clarín.

Reproduje dos párrafos que me parece que encierran (levemente) parte de la historia, carácter y valores que poseía C.S.Lewis el autor de las (por Disney ahora más famosas) “Crónicas de Narnia”.

Quienes somos cristianos, no deberíamos dejar de leer su otra obra, la que precisamente encierra muchísima más riqueza y profundidad.

Aquí les dejo el texto que decía:

Un mundo encantado oculto en un lugar improbable, criaturas extrañas y animales parlantes, chicos que comandan batallas, un rey león y una reina gélida y malvada.

Quienes no conocieran la obra de C.S. Lewis al internarse en el cine a ver “El león, la bruja y el armario (la primera novela de la saga de Narnia que filmó Disney en el 2005) podrán haber pensado que no se trataba de una historia del todo original.

Lo que acaso no supieran es que, si la historia les resultó conocida, es porque infinidad de relatos posteriores se inspiraron, precisamente, en el universo creado por el humilde profesor irlandés.

Sin ir mas lejos, la mamá de Harry Potter (J .K. Rowling), admitié haber entrado de algún modo al armario con los chicos Pevensie al idear su mundo de hechizos, magos y muggles. Y hasta vaticinó siete novelas para su héroe, tantas como le llevó a Lewis contar el devenir de Narnia.

Para más de una generación de chicos sajones, hubo un antes y un después de Narnia, esa tierra helada que se encuentra detrás de los tapados de piel, en el fondo del armario del profesor Kirke.

Uno de esos tantos lectores subyugados se llama Andrew Adamson. Y lo único que lo diferencia de otros devotos es esto: en las manos de este afortunado neocelandés quedó la enorme tarea de llevar las dos prirneras novelas de la saga a la gran pantalla.

EL PADRE DE LAS CRIATURAS

La vida de Clives Staples Lewis (1898-1963), Jack para los amigos, tuvo su propia cuota de magia.

Por un lado, esta su historia de amor con Joy Gresham, una judía americana locuaz y vivaracha por la que perdió la cabeza y renunció a su rutina de académico solterón (sobre esta relación versa el filme “Tierra de Sombras”, (donde Anthony Hopkins da vida a Lewis y Debra Winger a Joy), sólo para morir a pocos años de iniciado el romance.
El escritor adoptó a los dos hijos de Joy uno de los cuales colaboró en la producción de las dos películas de Narnia.

Y por otro, su fértil amistad con J.R.R. Tolkien, el autor de la Trilogía de los Anillos.

Ambos formaban parte de un club de escritores que se reunia en un pub de Oxford a leer poesías en inglés antiguo y discurrir sobre literatura. Lewis y Tolkien además compartían largas caminatas por el Addisonis Walk, un sendero arbolado en el campus de la universidad.

En una de esas caminatas, Tolkien convencio a Lewis de volver a abrazar la fe cristiana que había abjurado en la adolescencia.

El argumento de Tolkien: la resurrección de Cristo era la más bella y cierta de las mitologías, y Dios, el poeta que la creó.

Tolkien sólo logró publicar su desmesurada trilogía gracias al aliento y la insistencia de Lewis.

El filólogo inglés, en cambio, no fue tan entusiasta con los siete volúmenes de Narnia, y al tiempo se distanciaron. Pero al saber de la muerte de Lewis, Tolkien escribió a su hija: “Soy como un viejo árbol que va perdiendo sus hojas una a una. Esto es como un hachazo a las raíces”.

Un hombre que amó a su mujer y se hizo cargo de los hijos (que no eran suyos sino de ella) porque también los amaba.

Interesante venir a enterarse que Tolkien fue quien le regresó a los caminos del Señor, y mucho menos con semejante afirmación sobre la resurrección, la cual considera un hecho “cierto” y creado por Dios.

Pronto podremos disfrutar de la segunda parte de esta “saga” de siete en total. Espero con muchos deseos “El sobrino del mago” que me pareció brillante.

Aquellos que hemos disfrutado de los siete libros (y hemos comprendido a qué cosas se refiere Lewis casi en las dos últimas páginas) disfrutamos también de ver que en el cine se han preocupado por guardar casi en forma literal el guión de los libros (al menos se logró en el primero con bastante acierto).

Veremos cómo sigue !

Raimundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s