Proverbios 1:4

Para dar sagacidad a los simples,
Y a los jóvenes inteligencia y cordura.

Cuánta falta nos harían estas tres cosas en nuestra sociedad actual: Sagacidad, Inteligencia y Cordura.

Los “simples” serían más sagaces y no serían atropellados como sucede en todos los ámbitos de diversas maneras. Pero… ¿quienes son los llamados “simples”?

En otras traducciones podemos leer el mismo texto del siguiente modo:

“para infundir sagacidad en los inexpertos, conocimiento y discreción en los jóvenes.”
(Biblia Al Día, e idéntica traducción en la Nueva Versión Internacional)

“para hacer sagaces a los jóvenes inexpertos, y darles conocimiento y reflexión.”
(Dios Habla Hoy).

“para enseñar a los simples la prudencia, a los jóvenes ciencia y reflexión,”
(Biblia de Jerusalén)

“para dar prudencia a los inexpertos, perspicacia y circunspección a los jóvenes.”
(Nácar-Colunga)

“para que dé a inocentes astucia, y a niño nuevo el sentir y el pensar.”
(Septuaginta)

Los simples son los “inexpertos” ó los “inocentes”.

Muchos en el mundo toman ventaja desde la posición de su experiencia y aprovechan las vidas de quienes no han alcanzado dicho conocimiento para someterlos (en cualquier grado de sometimiento) y ponerles a sus órdenes para cumplir con cualquier capricho. Los argumentos utilizados para alcanzar este vil objetivo, van desde el hombre de la bolsa, hasta el latiguillo (que tan espiritual suena): “Dios me dijo”.

Son inocentes. De los cuales sacar provecho a causa de su fragilidad de consciencia, propia de la inocencia, la inexperiencia, la “simpleza”.

Para los que creen que el Señor hará “la vista gorda”, viendo este gran parque de diversiones en que se han convertido muchas congregaciones de la actualidad… sepan que existe un Dios al que deberán dar cuenta por el mal uso de la autoridad que alguna vez confió el Señor en sus manos.

¿Acaso es imposible para un ministro ir “deslizándose” de la fe, para caer en errores que desconoce como tales? Hay un infierno entero que posee más sagacidad que él para demostrarle lo contrario, pues ya lo ha logrado. Y lo que es peor (muchísimo peor) es que sigue creyendo que todo lo que hace lo hace para Dios, y que Dios aprueba todo lo que hace.

Para los simples, los inocentes y los inexpertos, les dejo una sugerencia. Sigan buscando. Nunca dejen de buscar. Porque sucede algo extraño…

Cuando encontramos la verdad que está en Jesús, y comenzamos a comprender en parte los designios de Dios para nuestra vida y a experimentar Su presencia de un modo tan especial sobre todo lo que hacemos, tendemos a darle a esta experiencia una forma amoldada a nuestras necesidades y a confiar en que de ese modo Dios no se irá de nosotros.

No hay nada que podamos hacer para que Dios nos ame más, y nada de lo hagamos, por horrible que sea, nos hará que Dios nos ame menos. (Parafraseo algo que leí en el Blog de la Monjaguerrillera, en alguna oportunidad).

Lo que sí podemos hacer para mantenernos firmes y alerta, ante cualquier intento de ataque sobre nuestra simpleza es leer la Palabra de Dios, y buscar de todos modos una interpretación cierta y veraz de los inspirados escritos. No podemos caer en la suavidad de los mensajes que acarician nuestra autoestima con el único fin de ablandar nuestro bolsillo. Como tampoco podemos entrar en los mensajes que nos decapitan por el sólo hecho de haber intentado utilizar el intelecto que Dios nos ha provisto.

Leamos la Palabra de Dios y pidamos en oración a Dios que Él mismo nos enseñe aquello que desea que aprendamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s