Reprendiendo a la autoridad

En Gálatas 2:11-14 podemos leer lo siguiente en las palabras del apóstol Pablo:

«Pero cuando Pedro vino a Antioquía, lo reprendí cara a cara, porque era de condenar, pues antes que llegaran algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que llegaron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos.
Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio,  dije a Pedro delante de todos:  “Si tú,  siendo judío,  vives como los gentiles y no como judío,  ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?“»

Según Pablo, la actitud de Pedro era de condenar.

¿Leyeron bien?

La actitud de Pedro era necesario que fuera condenada, a fin de que se corrigiese el error en que había caído el tan bien reputado apóstol (aún en nuestros días).

Personalmente sé que Pedro cometió un error, sé que yo cometo errores, pero lo triste es que miles de hombres que se hacen llamar “siervos de Dios”, a diario viven en error creyendo y enseñando doctrinas que nada tienen que ver con la palabra de Dios.

Han desviado su atención del evangelio y se han corrompido por error cayendo en la idolatría por el dinero y las posesiones materiales. ¿No hay que decirles nada? ¿No es sano, sabio y recomendable hacerles un llamado de atención?

¿O será que quienes defienden las posturas mediocres de estos herejes se complacen de las palabras tonificadas y acomodadas que reciben desde los púlpitos para sus oídos réprobos?

En el versículo 14, Pablo menciona cierta “obligación” que Pedro imponía sobre los gentiles (algún tipo de enseñanza legalista adulterada).

¿Qué hizo Pablo? ¿Lo reprendió “a solas” buscando evitar que el resto de los hermanos se enterase del problema?

Ya vemos que no. Sus palabras textuales son: “dije a Pedro delante de todos”.

Y no sólo eso, sino que escribió a todos los santos de las iglesias de Galacia lo sucedido, sin sospechar hasta ese momento que 2.000 años después estaríamos estudiando aún sus escritos y seguiríamos hablando sobre ese tema.

Esto echa por tierra los argumentos que algunos utilizan para defender a sus líderes basándose en textos extraídos de su contexto, y se nos enseña que el “siervo de Dios” puede hacer prácticamente lo que le venga en gana, total no puede ser juzgado sino sólo por Dios, por lo tanto:

Veámoslo caminar mal (y hasta caerse), pero no lo corrijamos porque es el “siervo de Dios”.

Veámoslo enfadarse hasta la muerte con un hermano, pero no nos interpongamos porque es un “siervo de Dios”.

Hagamos oidos sordos a cualquier desvío doctrinal y que siga en su puesto indefinidamente ya que estamos hablando de… un “siervo de Dios”.

El andar del apóstol Pablo fue ejemplo en todo, tanto que soportaba “todo por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo” (1ªCorintios 9:12).

Pero al igual que Jesús, no soportaba la hipocresía y la condenaba. No toleraba las medias tintas y las hacía públicas.

En la actualidad hay quienes parecieran esforzarse por mantener los obstáculos en su lugar de tal modo que la marcha de los que desean llegar a la meta se vea entorpecida y en lugar de desarrollarse como individuos cristianos, pasen a ser un producto enlatado, con el sticker en la frente, y las zapatillas del mismo color que los demás. ¡Un cristianismo bananero!

No todos los cristianos viven en este sopor producido por el error. Existen muchos que son un verdadero bálsamo y de quienes realmente podemos alimentarnos con absoluta confianza. Pero es necesario llamar la atención sobre estas cosas. Es necesario abrir los ojos.

La tarea es cada vez mayor, puesto que el grado de cristianos dormidos es aberrante.

Que el Señor les bendiga !

Anuncios

¿Dónde está Dios?

ddl.jpg

La imagen de esta flor tan particular (llamada en muchos países “diente de león” y en Argentina: “panadero”, aunque no tenga relación una cosa con la otra) tiene un sentido que describo a continuación.

Continúo con la lectura del libro: “El Jesús que nunca conocí” de Philip Yancey y de ese modo voy conociendo los dichos de otros autores como es el caso de Walter Wink, quien dijera: Matar a Jesús fue como destruir, soplándola, la flor llena de semillas de un diente de león”.

ddl2.JPG

Jesús se multiplicó de un modo impresionante sobre la tierra.

Pero… ¿en dónde está Dios? ¿Cómo se manifiesta hoy en la tierra?

Veamos, en el pasaje de Mateo 25:31-46, lo que dijo Jesús mismo al respecto:

Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí.

Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?

Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis.

Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos?

Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.

E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

Cierta vez, la Madre Teresa, fue visitada en la India por un norteamericano que no podía comprender el compromiso de esta mujer con aquellos que eran considerados la escoria humana de Calcuta, a lo que esta humilde mujer respondió:

Somos una orden contemplativa. Primero meditamos acerca de Jesús, y luego salimos a buscarlo disfrazado“.

Cuando alguno se pregunta: “¿Dónde está Dios cuando se sufre?”, la respuesta podría ser una segunda pregunta: “¿Dónde está la Iglesia cuando se sufre?”.

Jesús dejó en manos de la Iglesia el trabajo que restaba por hacer. En algunos casos ha logrado algo, pero siendo sinceros con la historia y el llamado del Señor, es visiblemente pobre el resultado. Muy probablemente, al regresar el Señor y preguntar por el beneficio que ha logrado con Sus talentos que depositó en nuestras manos, debamos avergonzarnos.

Ya ven que me involucro en el rubro de avergonzados… Por favor, líderes cristianos, pastores, obispos, apóstoles y quien quiera que seas hermano que has creído en el evangelio, evalúa tus obras y arrepiéntete. No siempre lo que te han enseñado es lo que Dios desea que hagas. Busca conocer realmente aquello que Dios desea de tí.

ddl3.JPG

Cierta vez San Agustín, haciendo referencia a la iglesia rebelde, dijo:

Retumban las nubes con el clamor de que la Casa del Señor será edificada en toda la tierra; y estas ranas se sientan en sus pantanos y croan: ‘¡Nosotros somos los únicos cristianos!’

Espero que el tiempo de reconocer los horrores doctrinales y dogmáticos se acerque pronto. No puedo aventurar que se estén acercando. No puedo tampoco asegurar que lleguen. Sólo añoro que en algún momento el Señor golpee en el corazón de los que están en eminencia (o buscaron estar allí por sus propios medios o carisma) y logre desbaratar las maquinaciones ajenas al evangelio que cada uno ya conoce, pero se niega a aceptar como error.

¿Es posible “reunir” más “presencia” de Dios en un punto que en otro? Personalmente he experimentado la presencia de Dios en algunas reuniones, en otras no.

Pero paradójicamente, y en contraposición a lo que algunos anuncian desde el púlpito, he sentido la presencia de Dios en lugares totalmente increíbles.

En una casa humilde viendo a alguien tomar su almuerzo luego de varios días.

Yendo de viaje hacia un trabajo mientras meditaba en algo que había leído en las escrituras.

A solas en mi casa lavando platos…

No existe para Dios un lugar único donde manifestarse.

No existe tampoco, un lugar “preferido” de Dios donde sentirse “más cómodo” que en otro.

Aunque, según sus dichos, se debe sentir más cómodo en el corazón de un pecador recién arrepentido, que en el corazón lustrado por fuera y arruinado por dentro de un cristiano hipócrita.

Imitar las emociones que produce en la gente la presencia de Dios, es probable.
Lograr sus frutos, imposible.

Que el Señor les bendiga !

La necesidad de adorar a Dios en espíritu y en verdad.

Mucho he leído del nuevo paradigma que enfrenta a la iglesia con respecto a la culminación de la iglesia “congregacional” tal y como creíamos que era (ya que se nos ha enseñado por años un molde que no terminaba de encajar en el nuevo testamento…)

Los discípulos no tenían un lugar específico para reunirse. Lo hacían en donde fuese.

Jesús mismo reunía a las multitudes al aire libre, sin buscar un lugar determinado. A veces una casa en donde el público necesitado intentaba entrar por el techo. Otras veces en el Monte de los Olivos, otras veces hablaba desde la barca hacia alguna playa…

O sea, no nos dejó Jesús ejemplo de estructuras edilicias que fueran necesarias para adorar a Dios.

Cuando Jesús se retiraba a orar a solas, muchas veces lo hacía a cielo abierto. Así sucedió en el huerto de Getsemaní.

Entonces… ¿por qué se nos ha enseñado que “las cuatro paredes” son la iglesia? No puedo encontrar explicación a eso.

Lo que sí encuentro liberador, es que como individuo puedo tener comunión con el Señor fuera de la lata de sardinas.

No necesito estar cuatro horas de pie “sacrificando” alabanza, como se suele enseñar erróneamente.

Puede brotar alabanza de mi corazón hacia Dios sentado en alguna plaza pública. ¡Es más; posiblemente mi vida sea más útil a Dios en un lugar público que encerrado en un edificio en donde todos dicen creer en lo mismo, sin siquiera saber de qué se trata la vida cristiana !

Veamos este pasaje, en donde Felipe se acercó al carro en donde viajaba un etíope eunuco que estaba leyendo al profeta Isaías sin comprender lo que decía el texto:

Entonces Felipe, abriendo su boca y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco:Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?

Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.

Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.

Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio mas, y siguió gozoso su camino.

– Hechos 8:35-39 –

Reflexionemos en lo siguiente:

En este pasaje vemos que Dios envía a Felipe cerca del etíope eunuco y Dios mismo lo “retira” de la escena antes de que pueda formar en la mente del eunuco cualquier otra idea equivocada.

Leyó, fue instruido, creyó y se bautizó, (en ese orden). PUNTO Y APARTE.

Dios no le dejó tiempo a Felipe para que le diera la tarjeta de su ministerio, ni le dijera a dónde tenía que ir el etíope todos los domingos a partir de ahora.

¿Dónde está la “consolidación” de esta nueva alma? (Esto para los amantes de la eternización del cristiano echando raíces en una sola tierra).

Sigamos…

Jesús mismo, hablando con la mujer Samaritana se ocupó de desbaratar los pensamientos de esta mujer que le preguntaba a dónde tenía que ir para adorar a Dios. Veamos qué dice la mujer:

Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar.

Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre.

Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

– Juan 4:20-21, 23-24 –

O sea, que según la palabra misma de Jesús, no es necesario ir a algún lugar determinado para adorar a Dios, sino que lo necesario es hacerlo en espíritu y en verdad.

¡Gracias Señor!

(Más palabras sobran).

El reparto equitativo de los apóstoles.

En la iglesia primitiva, si bien los nuevos cristianos abundaban en dádivas generosas y totales (llegando a vender todo lo que poseían), el fin de dichos recursos era compartirlo de un modo equitativo entre todos.

Es obvio que se continúa enseñando lo beneficioso que es dar, pero lamentablemente no se observa que el reparto se realice con certeza a quienes más lo necesiten.

Recordemos este pasaje:

Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad.
– Hechos 4:34-35

Las finanzas de una iglesia dicen mucho acerca de sus ministros. En algunas congregaciones se usa (con buen criterio) la publicación de cada balance de gastos y detalle del uso de los fondos recaudados.

Aún así, teniendo esa precaución de dejar las cuentas “claras y a la vista”, se corre el riesgo de no ser un buen distribuidor de las recaudaciones voluntarias de los fieles.

Los tiempos pueden haber cambiado mucho, pero… ¿ha cambiado el Espíritu del Señor?

Que el Señor les bendiga !

Almorzando a tu propio hijo.

A veces, leyendo la biblia, nos topamos con algunos relatos de una crueldad humana difícil de imaginar. Hasta hay quienes evitan leer ciertos párrafos, por conocer su contenido sangriento.

Los canales de noticias muchas veces nos muestran realidades inconcebibles de maldad humana y se escuchan comentarios posteriores tales como: “Antes estas cosas no pasaban”, “cuando yo era joven, no te dejaban hacer esto o aquello”, etc. etc. etc.

Lo cierto es que la biblia nos da la pista sobre un tipo de maldad que siempre estuvo presente en el hombre, aún cuando no existía internet, ni noticiero televisivo o radial, ni teléfonos móviles, ni nada que se acerque a todos los artefactos y tecnología con la que contamos en la actualidad.

Entre esos pasajes sangrientos y horripilantes, encontramos el de dos mujeres hambrientas en medio de un sitio que se prolongó por un tiempo tan extenso que llegó a escasear el alimento, de tal modo, que lo poco que había se vendía a precios exorbitantes.

El pasaje puede leerse en el libro 2ºReyes capítulo 6 versículo 24 hasta el capítulo 7 versículo 20.

En esa cruda realidad,  en la que estaban, las mujeres conciben una idea desesperada: Matar a sus hijos para comérselos.

La historia cuenta que realmente hicieron efectiva la muerte de uno y se alimentaron de él.

Al día siguiente, y con el estómago ya satisfecho, la segunda mujer escondió a su hijo para no entregarlo como comida.

Lo llamativo es que esto último es lo que la primer mujer le protestó al rey de Israel, en lugar de lo primero.

El rey al escuchar a estas mujeres se consternó y mandó a buscar al profeta Eliseo para matarlo (la culpa, según el rey de Israel, era de Eliseo, cuando en realidad se cumplía el juicio de Dios de Deuteronomio 28:53-55).

Eliseo fue advertido por el Señor quien lo guardó de la muerte.

Hay otros detalles de la historia pero quiero enfocarme ahora en esto que sigue:

Dios hizo un gran milagro fuera de la ciudad.

El ejército sirio había huido de apuro, porque Dios “había hecho que en el campamento de los sirios se oyese estruendo de carros,  ruido de caballos,  y estrépito de gran ejército” (2Reyes 7:6) .

Dejaron abandonadas todas las tiendas, la comida, los caballos y huyeron para salvar sus vidas.

¡ Dios espantó al ejército enemigo !

Ahora viene lo mejor del relato.

¿Quiénes fueron los encargados de decirle al rey las buenas nuevas? ¿A quién usó Dios para llevar el mensaje de salvación de esa nación casi al borde de la muerte por el apetito?

¿Al profeta Eliseo?

No. A pesar de que dio una palabra profética de provisión incomparable, nadie le creyó ni lo tomó en cuenta.

¿Quiénes fueron entonces?

Unos cuatro leprosos que estaban “jugados”. Habían dado todo por perdido y se animaron a ir al campamento sirio, aún corriendo el riesgo de morir. No tenían muchas alternativas, pero fueron ellos: LEPROSOS.

Cuando éstos regresaron a la ciudad para dar las noticias de su descubrimiento, y de las miles de provisiones que estaban al alcance de la mano. No les creyeron.

Preferían continuar encerrados allí, entre sus cuatro paredes, creyendo que allí estaban “protegidos”.

La protección de Dios estaba fuera de la ciudad sitiada.

Finalmente enviaron a unos hombres a caballo para verificar si era cierto y la historia termina con el pueblo saliendo de la ciudad amurallada y encontrando lo necesario para su subsistencia fuera de las paredes.

¡Qué analogía de la iglesia actual!

De los lugares en que debiera reflejarse el amor y misericordia de Dios hacia los postergados nacen las más discriminatorias reglas conocidas por la sociedad.

Dentro de la “jaula” el enemigo ha impuesto un sitio, donde invita a comprar estiércol de paloma haciendo creer a los incautos que se trata de pastos verdes.

¿De dónde podrá venir el mensaje liberador para las almas que están sufriendo dentro de las congregaciones legalistas?

Obviamente del Señor, pero ¿quién lo hará oir?

Seguramente los leprosos. Los que están “a la entrada de la puerta”.  Los desechados de la iglesia legalista, los que reconocemos nuestra lepra.

Nosotros, que nos sentimos mal, porque hemos encontrado la libertad en Cristo y pareciera que callamos.

Fuera de la “jaula” están todos los recursos para que un cristiano sea cristiano, sin necesidad alguna de contenido adquirible por dinero.

Para cerrar quiero acotar este pensamiento:

Recientemente respondí un comentario de una hermana con una frase que quisiera repetir porque me asombró de haber sido el autor: “Cualquier hombre que pretenda tener una revelación divina (sea cual sea) debiera estar dispuesto a que sus palabras y planes sean juzgados por la palabra de Dios.”

Añadiendo a esta idea, y con el mero objeto de ampliarla, creo que no sólo debe estar el hombre de Dios dispuesto a que sus dichos sean puestos a prueba por la palabra de Dios, sino que debiera superar dicha prueba.

El tamiz de la biblia debiera ser el filtro por el cual los cristianos pudieran recibir el correcto adoctrinamiento bíblico puro sin tanto argumento flojo y volátil que sólo logra ensuciar las aguas para que parezcan profundas.

Que el Señor los bendiga.

Cristianos “golondrina”.

¿A quién se llamó así?

Ya desde la época de 1986 (en pleno “avivamiento” en Argentina) teníamos señales de un deseo evangélico de contener a las “almas nuevas” u “ovejas recién convertidas” dentro del redil.

Este nombre “golondrina” se le adjudicaba a cualquier hermano o hermana que, no estableciéndose en una congregación de modo permanente, buscaba nuevos horizontes en otras congregaciones.

En esta nota quiero reflexionar sobre este mote que tan a la ligera se utilizó sobre muchos. Algunos de éstos (Dios quiera me equivoque) perdieron la fe que una vez les fue dada por la torpeza de quienes siempre discriminan en lugar de quitar las vigas de sus propios ojos.


Algunas ovejas, a veces de modo consciente y voluntario, otras veces casi sin entender el porqué, salen a buscar pastos verdes, cuando sus pastizales se vuelven amarillos o incomestibles.

El término “golondrina” o “veleta” cambiará seguramente dependiendo de qué país se trate, pero espero que todos comprendan el significado.

En aquellos días (seamos sinceros, actualmente aún se inculca desde los púlpitos) se culpaba de ser un cristiano “golondrina” a quienes de alguna manera no hallaban buenos pastos dentro del redil de turno (congregación a la que asistían).

Se les hacía responsables a ellos, (simples ovejas) por ser tan genuinos en su fe, que salían a conocer en qué otros campos poder nutrirse con verdes tallos más sustanciosos y frescos.

“Deben quedarse en donde Dios los puso en el Cuerpo de Cristo” afirmaban categóricos (y hasta condenantes) los líderes de entonces, parafraseando en muy pésima forma las palabras del apóstol Pablo. Los tales consideraban (algunos consideran aún) a los ladrillos y adornos de sus congregaciones como parte vital del cuerpo de Cristo.

Conociendo las propiedades del cuerpo que eran desconocidas en los tiempos del apóstol Pablo, podemos decir que en la actualidad son necesarios y útiles los hermanos “neurona”, hermanos “plaqueta” y demás integrantes del flujo de sangre (del que mana la vida) como instrumentos de Dios para mantener al resto del Cuerpo de Cristo en una actividad constante en nuestros días.

Esta actividad no es quizá tan visible como la que realizan los pies y las manos, pero ningún área de nuestro cuerpo se valora por su visibilidad, sino por ser integradora de un sistema más grande, que depende de ese pequeño aporte de sus partes y organismos menos visibles para ser lo que es.

Como escritor, me siento más parte del sistema nervioso del Cuerpo de Cristo, alertando sobre las diversas acciones dañinas para el cuerpo e intentando impulsar las correctas señales para solucionar dichos daños.

Las respuestas están todas en la cabeza que es Cristo, ninguna célula “per sé” cuenta con las condiciones de recrear, sin Su autoridad, beneficio alguno para Dios.

Bienvenidas, pues, todas aquellas golondrinas que, por optar ser libres del legalismo, nos han permitido descubrir que existe un mundo alrededor, fuera de la jaula (congregación), que necesita también a Dios y a quienes Dios también ha invitado a sus bodas.

Dentro del “edificio” hacemos pocas cosas de provecho. Sólo engordamos por retroalimentación nuestros estómagos y egos, impidiendo a otros abastecerse de la abundancia del cielo.

Actualmente me alegro de estar experimentando esta “golondrinez” en mi propia vida, conociendo las múltiples formas de la gracia de Dios que ignoraba por ingenua obediencia a un dogma ridículo impuesto por hombres.

El Jesús que nunca conocí: La Tentación

Estoy leyendo un libro del autor cristiano Philip Yancey (más cristiano que muchos, aunque seguramente que no le gustaría leer esta opinión sobre su persona) titulado como he titulado el post: “El Jesús que nunca conocí”. ¿Lo recomiendo? ¡ Sí ! Lo recomiendo, (re-comiendo).

En él, el autor comenta su viaje en 1991 a Rusia en tiempos en que el impreio de la Unión Soviética se estaba desintegrando.

Pudo comprobar según sus propias palabras que “setenta y cuatro años de comunismo habían demostrado, más allá de toda duda, que la bondad no se podía legislar desde el Kremlin y obligarse a punta de pistola. Resulta una ironía contundente que los intentos de obligar a la moralidad suelen producir personas desafiantes y gobernantes tiranos que pierden su sentido de moral“.

Esta última frase en negrita es aplicable (literal y prácticamente en su totalidad) a algunas congregaciones evangélicas de la actualidad.

Inmediatamente después de presentar esta experiencia, Philip Yancey hace una analogía entre el poder de Satanás y de Dios, mencionando la lucha en el desierto entre Jesús y su tentador.

El autor haciendo una paráfrasis de dicho diálogo comenta:

La tentación desenmascaró a Satanás, y Dios siguió siendo el mismo. “Si eres Dios”, dijo Satanás, “sorpréndeme y actúa como Dios debiera actuar”. Jesús contestó: “Sólo Dios decide estas cosas, por lo tanto no voy a hacer nada sólo porque me lo pidas.”

El diablo tiene el poder de coaccionar, de deslumbrar, de forzar a la obediencia, de destruir. Los humanos han aprendido mucho de ese poder…

… El poder de Dios, por el contrario, es interno y no coercitivo. Ese poder a veces puede parecer como debilidad. En su compromiso por transformar suavemente desde adentro y en su inquebrantable dependencia de la elección humana, el poder de Dios puede parecerse a una especie de abdicación. Como saben los padres y los enamorados, el amor se puede volver impotente si el amado decide desdeñarlo.

A veces desearía que Dios empleara un toque más fuerte. Mi fe sufre a causa de demasiada libertad, de demasiadas tentaciones de incredulidad. A veces deseo que Dios me abrume, supere mis dudas con certidumbre, brinde pruebas definitivas de su existencia y de su preocupación.

Deseo respuestas rápidas y espectaculares a mis oraciones, sanidad para mis enfermedades, protección y seguridad para mis seres amados.

Cuando pienso en estos términos, veo en mi mismo un eco débil y resonante del desafío que Satanás le lanzó a Jesús hace dos mil años.

Dios resiste estas tentaciones y opta por una forma más lenta y discreta.

George MacDonald dijo:

En lugar de aplastar el poder del mal con su fuerza divina; en lugar de imponer justicia y de destruir a los injustos; en lugar de establecer la paz mediante el gobierno de un príncipe perfecto; en lugar de juntar a los hijos de Jerusalén bajo Sus alas, quisieran o no, para salvaguardarlos de los horrores que angustiaban su alma profética, dejó que el mal hiciera su labor mientras pudiera; se contentó con los caminos lentos y desalentadores de ayudar en lo esencial; hacer buenos a los hombres; arrojar, y no simplemente controlar, a Satanás…
Amar la justicia y hacer que crezca, no desquitarse…
Resistió todos los impulsos de actuar más rápidamente para conseguir un bien menor.

Y continúa Philip Yancey: Lo más sorprendente de Dios es su negativa a actuar. La terrible insistencia de Dios en la libertad humana es tan absoluta que nos dio poder para vivir como si Él no existiera, para escupirle el rostro, para crucificarlo. Todo esto lo tuvo que saber por anticipado Jesús cuando se enfrentó con el tentador en el desierto, centrando su grandioso poder en la fuerza de refrenarse.

Creo que Dios insiste en refrenarse porque ningún despliegue pirotécnico de omnipotencia conseguiría la respuesta que desea. Aunque se puede obligar a la obediencia por la fuerza, sólo el amor puede producir una respuesta de amor, que es lo que Dios desea de nosotros y la razón por la que nos ha creado.

Hasta aquí el increíble texto de Yancey. Ese “poder de refrenarse”… ¿quién lo posee? Algunos cuentan hasta diez antes de explotar, otros ni recuerdan el “uno” que ya están rojos de ira. Pero, poseer TODO el poder y refrenarse por amor, es algo inconmesurablemente hermoso.

Este freno de Dios, es precisamente una demostración del increíble poder de Dios. Quien sabe contenerse. Sabe soportar. Es generoso en paciencia.

En otro párrafo, Yancey menciona que Jesús no pretendía convencer a nadie que lo siga. No se lo veía con la Torá persiguiendo a nadie que no quisiera escuchar. Su auditorio se acercaba a la fuente.

Ocasionalmente, Jesús pasaba por algún camino y conversaba con alguien, pero jamás presionó a nadie respecto de tomar decisión alguna. Al joven rico, le dijo qué debía hacer, pero como Su respuesta no era lo que el joven adinerado había ido a buscar, se volvió por su camino. Jesús sólo lo miró alejarse con dolor y “lo amó” dicen las escrituras.

Es muy distinto a las “estrategias de evangelismo” o hasta el uso de diversos tipos de engaño para convencer a alguien de que asista a una reunión, haciéndole creer que sólo escuchará música, cuando sabemos que lo arrastraremos hasta el momento de la oración.

Jesús no usó ningún tipo de violencia para convicción de sus amados. No utilizó las palabras para engañar a sus amigos, ni para ejercer poder sobre un tercero.

Se movió por la tierra según la voluntad de Dios hasta cumplirla por completo en la cruz.

Eso es saber refrenarse y amar. No otra cosa.

Que el Señor los bendiga !