“Eres Amado” (por el pastor Paul Washer)

Es un gran, gran honor y un privilegio para mi estar hablando hoy acá. Es un gran privilegio.
Estoy desbordado por la bondad de Dios que me ha dado la oportunidad de estar acá en este lugar, compartiendo y hablando del evangelio de Jesucristo en comunión con creyentes.
Es un privilegio tremendo.
Y no se desanimen. Nunca se desanimen. No existe razón para desanimarse.
Algunos de los mejores sermones que han sido predicados, fueron predicados para 6 personas.
Algunas de las más fantásticas manifestaciones de Dios acontecieron entre un puñado de creyentes.
Nosotros no deberíamos usar la sabiduría del mundo. Deberíamos usar la sabiduría de Dios.
Si esto fuera fácil, todos estarían haciéndolo.
Esto no es acerca de cuán útiles podemos llegar a ser, o de cuán exitosos parecen ser nuestros ministerios. Es acerca de ser moldeado a la imagen de Cristo.
Absolutamente todo en nuestras vidas es dirigido a moldearnos.
Dios no es servido por manos humanas como si Él necesitara algo de nosotros. Él nos otorga el privilegio de participar en la gran obra que Él está haciendo. Pero, el gran objetivo de Dios no es hacernos siervos exitosos; el gran objetivo de Dios es conformarnos a la imagen de Jesucristo.
Fue cuando me di cuenta de que no necesitaba moverme un centímetro a la izquierda o a la derecha para ser amado por Dios; que no necesitaba ser exitoso a los ojos del mundo, o poderoso, o elocuente, o inteligente, o cualquier otra cosa; que simplemente era amado.
Soy tan impuro, tan injusto y tan ignorante sobre las cosas de Dios que me siento tan avergonzado.
Dije: “Tu alegría y todo sobre ti, tu comodidad, tu alegría, tu paz, vienen de tu desempeño y de lo que puedes hacer por Dios”.
Digo: Mi consuelo, mi alegría, mi paz viene de lo que Dios hizo por mí en la obra terminada de Cristo.”
Dios no permitirá que tu fuente sea cualquier cosa fuera de Él o Su gracia. Hay un sentir de que si no estamos andando con Dios como cristianos, Él va a convencernos de nuestros pecados. Hay un sentir de que deberíamos estar tristes por nuestra falta de obediencia. Pero, al mismo tiempo, tenemos que entender lo siguiente: ¿Sabes qué hace Dios durante gran parte de la vida de los creyentes, después de que son salvos? Él no obra “vida” en ellos tanto como obra “muerte” en ellos. Después de un corto período, llamado por algunos “Luna de Miel”, en el cual Dios nos protege con Su gracia, Él empieza a alejarse un poco para que empieces a ver que no puedes hacer nada y que todo depende de Él.
Es por eso que muchos ministros jóvenes salen a predicar. Ahora, si son hombres de Dios, se encontrarán generalmente con años y años de fracasos. Hay excepciones, como Charles Spurgeon y otros, pero, a la mayoría de nosotros, Dios permite que pasemos por muchos fracasos en nuestras vidas de oración, fracasos en nuestra habilidad de leer la palabra y entenderla, fracasos en nuestras prédicas, fracasos en todas las áreas, para que al final podamos llegar a un punto donde digamos: “Oh, Dios, ¿a quién tengo en el cielo sino a Ti, a quién tengo en la tierra sino a Ti?”; y entonces Dios empieza a trabajar en nuestras vidas y en nuestros corazones.
Eso es lo que quiero que veas. No quiero que obtengas alegría de tu desempeño, sino de la obra concluida de Cristo. Quiero que obtengas todo únicamente de esa Única Persona. Y así tu alegría, tu consuelo, tu paz, serán tan sólidos como una roca que no se altera.
Pero mientras tu alegría, tu consuelo y todo lo demás, vengan de tu desempeño, pasarás el resto de tu vida así.
Una vez un hombre se me acercó y me dijo: “¿Sabes?, podrías hacer esto, y esto, y el ministerio se expandirá, y podrías pensar en TV, y pensar en todas estas cosas, sería buenísimo.”
Después que él terminó, le dije: “Pero si hago todo eso, ¿dónde voy a encontrar tiempo para ir de pesca?”
Él me miró, y yo sé lo que él pensaba, era algo así como: “Este es el hombre menos espiritual que he escuchado hablar”.
Lo miré y le dije: “Señor, ya fui así. Ya pasé buena parte de mi vida cristiana trabajando a morir, para que de alguna forma Dios creyera que yo era especial. No necesito ese ministerio o aquel ministerio o de las cosas que me estás hablando. Sé que soy profundamente, eternamente y perfectamente amado. Ahora, si Dios quiere que me vaya a hacer alguna cosa, iré a hacer alguna cosa, porque Él me ama tanto. Pero no necesito ser grande. No necesito ser listo, no necesito ser elocuente, no necesito de un ministerio tremendo, y no necesito ser famoso. ¡Dios me ama! Y eso es suficiente.”
Quiero que sepas, si eres un creyente acá hoy: ¡Dios te ama!
Algunos dicen: “El mayor acto de fe es resucitar a los muertos. ¡Caramba! Si puedes resucitar muertos, ¡sí tienes la fe!”
Y siempre digo: “¿Sí?”.
Y si me preguntan: “¿Cuál es el mayor acto de fe?”, digo: “Para mí, es mirar al espejo de la palabra de Dios y ver todas mis fallas, todos mis pecados, todas mis deficiencias, y creer que Dios me ama exactamente como Él dice que me ama.” Él realmente me ama. Eres amado, si estás en Cristo. Eres acepto, si estás en Cristo. Siempre andas con esa seguridad en lo profundo de ti; a los legalistas no les gusta mucho eso. Pero para alguien como yo, eso es algo maravilloso. Para alguien que nunca fue capaz de hacer todo correctamente, como otras personas, este es un mensaje maravilloso.
Leamos Romanos 3:23. “Pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero por Su gracia son justificados gratuitamente, mediante la redención que Cristo Jesús efectuó. Dios lo ofreció como un sacrificio de expiación que se recibe por la fe en su sangre, para así demostrar su justicia, anteriormente, en su paciencia, Dios había pasado por alto los pecados; pero en el tiempo presente ha ofrecido a Jesucristo para manifestar su justicia. De este modo Dios es justo y, a la vez, el que justifica a los que tienen fe en Jesús. ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál principio? ¿Por el de la observancia de la ley? No, sino por el de la fe.”
El Dr. Martin Lloyd-Jones dijo: “Esta es la acrópolis de la fe cristiana.”
La ciudadela. posiblemente el pasaje más grandioso de toda la biblia.
Esto que acabamos de leer, posiblemente se el pasaje más importante de toda la biblia.
¿Lo has leído? ¿Lo entendiste? ¿Lo has estudiado detalladamente? Porque aquí encontramos la mayor de todas las verdades. Algunas personas leen este pasaje y la única cosa de la que se acuerdan es: “Romanos 3:23”. Y este pasaje, en mi opinión, es el más importante de toda la biblia.
Para poder entender la cruz de Jesucristo tenemos que entender este pasaje.
Soy tan impuro, injusto e ignorante sobre las cosas de Dios que me siento avergonzado.
Pero mi consuelo, mi alegría y mi paz vienen de lo que Dios hizo por mí y de la obra concluída de Cristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s