“Es tiempo de volver a Mi”, Dios.

Letra acondicionada:

Todo lo que Yo quería
era hablar contigo
pero tiempo para mi ya no posees
Todo lo que Yo quería
era ser tu amigo
pero aún esos espacios
ocupaste tú también.

Nunca más hablamos de madrugada
y en sollozos ya no oigo tu clamor
Te extraño,
extraño tanto esas conversaciones
y los secretos que había entre los dos.

Fue por eso que Yo cerré las puertas
para ver si tú te acordabas de mi.
Ya no soporto más tu indiferencia,
ya no te es posible vivir así.

Tus negocios son más importantes que Yo,
hace mucho tiempo que no escucho que me llames “mi amigo”

Te extraño,
Cuánto extraño tu lealtad,
esperé hasta este momento
porque necesitaba hablar contigo.

Es tiempo de volver
y de que te arrepientas
hoy vengo para reanudar nuestra amistad.

Es tiempo de llorar
y de que te conviertas
si es que quieres ser mi amigo
en verdad.

Todo lo que Yo quería
era hablar contigo
pero aún los 5 minutos de oración que tenías ya no están.
Todo lo que yo quería
era ser tu amigo
pero ahora tienes tantas amistades
que mi espacio ocupaste también.

Recuerda cuando hablábamos de madrugada, ¿recuerdas?
a los pies de tu cama Yo siempre oía tu voz.

Te extraño,
extraño nuestras charlas,
y los secretos que había entre los dos.

Fue por eso que Yo cerré las puertas
para ver si tú te acordabas de mi,
ya no soporto más tu indiferencia,
sólo tienes hasta hoy, para continuar así.

Tu facebook, tu twitter,
son más importantes que yo,
pasás más tiempo con ellos que conmigo…

Te extraño,
extraño tu lealtad,
te espero en el altar para que vuelvas a amigarte conmigo!

Es tiempo de volver
y de arrepentirte
hoy vengo para reanudar nuestra amistad.

Es tiempo de llorar
y de que te conviertas
si es que quieres ser mi amigo
en verdad.

Cuando Dios toca una vida.

(El mejor de los milagros)

Testimonio del hermano Rodrigo Baez
  • Abandonado por sus padres
  • Criado por un abuelo abusador
  • Socorrido por su hermana que se prostituía para mantenerlo
  • Asesinó por defender a su hermana de una violación
  • Cientos de historias y experiencias durísimas en una sola vida…
  • El cierre: Dios. El milagro de la restauración.

Uno mayor que el templo

Este escrito ha sido publicado con permiso de su autor, el doctor Pablo R. Bedrossian.

El Dr. Pablo R. Bedrossian, es cristiano, músico y profesional de la medicina. Personalmente me gustó mucho la mirada que arroja sobre este tema y considero que lo mejor es dejarlos en compañía de su contenido:


Los templos no son una creación cristiana, ni judía. Sin embargo, han tenido un alto impacto en la historia del judaísmo y posteriormente en la de la iglesia. Mi propósito es cuestionar algunos conceptos que por ser tradicionales parecen ciertos. Fiel a mi estilo, abro la polémica. 

EL TEMPLO PARA LOS JUDIOS 

Aunque la Biblia no pretende ser un libro de Historia, da referencias que sugieren que los lugares de culto más primitivos fueron altares de piedra donde se realizaban sacrificios. Según el texto fueron utilizados por patriarcas como Noé (Gn.8:20-21), Abraham (Gn.12:6-8, 13:18) e Isaac (Gn.26:24-25). 

El tabernáculo y la posterior construcción del templo de Jerusalén muestran una “paganización” de Israel al reducir a un sitio específico la residencia divina en la Tierra. Según el 2º Libro de las Crónicas, Salomón comenzó el discurso inaugural del templo con una afirmación categórica: “Jehová ha dicho que él habitaría en la oscuridad. Yo pues he edificado una casa de morada para ti, y una habitación en que mores para siempre” (2 Cr.6:1-2). Si bien luego dice “Mas ¿es verdad que Dios habitará con el hombre en la tierra? He aquí, los cielos y los cielos de los cielos no te pueden contener: ¿cuánto menos esta casa que he edificado?” (2 Cr.6:18), el Lugar Santísimo del templo constituyó para el pueblo judío el lugar de la presencia de Dios, estatus al que jamás aspiraron las posteriores sinagogas, sitios de reunión religiosa. 

Cuando la mujer samaritana le dijo a Jesús “Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar” (Jn. 4:20) hizo referencia a un templo que los samaritanos construyeron en el monte Gerizim, mencionado por Flavio Josefo en su obra “Antigüedades”, que fue destruido por Juan Hircano, uno de los macabeos, en la segunda mitad del siglo II a.C. El relato revela una disputa más profunda: ¿Cuál es la residencia de Dios? ¿Dónde debe adorársele? Los samaritanos continuaban ofreciendo su culto en el mismo emplazamiento, mientras los judíos lo hacían en su templo, cuya reconstrucción relata el Libro de Esdras. 

Flavio Josefo menciona en la misma obra un templo judío erigido en Egipto por el sacerdote prófugo Onías IV, donde se rindió culto hasta el año 74 d.C. Su construcción provino de una disputa por el Sumo Sacerdocio. 

Como se observa, los judíos reservaban el concepto de “casa de Dios” para el templo, que junto al sábado resultaban instituciones emblemáticas para su nación. El Lugar Santísimo seguía siendo el lugar reservado para la presencia de Dios, a donde el Sumo Sacerdote tenía acceso exclusivo. 

EL TEMPLO PARA LOS CRISTIANOS 

El cristianismo nació como una secta judía que creía que Jesús era el Mesías, por ello el templo de Jerusalén ocupó un lugar importante en la vida de los primeros cristianos: “Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón” (Hc.2:46) y “Todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo” (Hc.5:42). En estos textos notamos simultáneamente la importancia de los hogares como sitio de reunión. 

La predicación del evangelio generó graves conflictos en Jerusalén. Incluso Flavio Josefo, también en “Antigüedades” cuenta el asesinato por cuestiones religiosas de Santiago, el hermano del Señor Jesús, defensor de la Ley y cabeza de la iglesia de esa ciudad. Aunque dice que fue apedreado, Eusebio de Cesarea en su “Historia Eclesiástica” cita a Clemente quien dice que fue arrojado desde el pináculo del templo, y luego a Hegésipo, que combina ambas versiones. Se estima que ocurrió en el año 62. 

A mediados del siglo I el evangelio ya había adquirido un alto perfil misionero. Independientemente de la destrucción del templo profetizada por el propio Jesús (Mc.13:1-2), se extendió al mundo gentil. Fuera de Jerusalén la iglesia no disponía de edificios sagrados. Vemos al apóstol Pablo enseñar en sinagogas, y si era rechazado, hacerlo fuera de ellas. Por ejemplo, leemos que durante dos años Pablo enseñó en las escuela de un tal Tirano en Éfeso (Hc.19:8-9), y en sus cartas encontramos la mención “a la iglesia que está en su casa” (Ro.16:5, Col.4:15) que confirma los hogares como sitio de reunión. Por ello no nos sorprende que el templo cristiano más antiguo conocido sea recién de principios del siglo III, en Dura-Europo, Siria. La datación se debe a que la ciudad fue abandonada en el año 256. Se cree que fue una casa particular convertida en lugar de culto, y los frescos con temas bíblicos en sus deterioradas paredes parecen haber sido utilizados con fines de enseñanza. Hace poco se publicó acerca de un lugar de culto en Rihan Jordan, a 50km de Amman, capital de Jordania, que contiene antiguas inscripciones cristianas, pero aún los arqueólogos discuten si se trata de un templo antiguo o una iglesia bizantina construida sobre ruinas de otro edificio anterior. 

Como vemos, los templos cristianos aparecieron muy tarde en comparación con la fe cristiana, prácticamente dos siglos después. Algo similar ocurre con el uso de la palabra “sacerdote”, en griego hierous, dentro de la iglesia. La palabra sacerdote, cuyo significado es mediación entre Dios y los hombres para los sacrificios, no pertenece al Nuevo Testamento. Eusebio de Cesarea utiliza este término aplicado a un ministro del evangelio recién en el último libro de su “Historia Eclesiástica”, escrito probablemente a principios del siglo IV. 

EL TEMPLO VIVIENTE 

Muchas iglesias se han vuelto templocéntricas, cultocéntricas, domingocéntricas y pastorcéntricas. Al decir templocéntricas señalo que la vida de muchas iglesias se concentra en un edificio dedicado al culto divino. De hecho, la palabra iglesia, que hace referencia a la comunidad formada por los cristianos, se utiliza como sinónimo de templo (“vamos a la iglesia”). 

Un templo per se, desde luego, no es ni bueno ni malo. Todo depende del uso que se le dé. Sin embargo, quisiera compartir algunas ideas para el debate. Son opiniones, no verdades, y llevan el propósito de renovar nuestra visión de la vida y la de la iglesia. Recordemos que los templos no son una creación cristiana y que aparecieron tardíamente en la vida de la iglesia. 

Jesús nos envió al mundo, no a los templos. El imperativo “Id” (Mt.28:19,20) es un llamado a servir. El foco del Señor estuvo en las necesidades humanas y con su ejemplo nos mostró que los cristianos estamos llamados a bendecir y “bien hacer” a otros. A veces siento que las paredes de los templos funcionan como muros aislantes, que nos separan de la realidad y contribuyen a ignorarla. No percibo interés en conocer qué pasa fuera de él. No sólo la ciencia, la filosofía o las ideologías, sino problemas sociales como la pobreza, el hambre, las guerras, la violencia, los daños ambientales, la educación, la injusticia y las enfermedades presentan tremendos desafíos a la iglesia de hoy, pero parecen estar ausentes. Incluso me pregunto si algunos cultos (actividad central en la vida de nuestros templos) no alentarán involuntariamente una narcosis espiritual, pues proporcionan emociones fuertes que producen un intenso gozo que puede confundirse con adoración. Si realmente vivimos una experiencia de adoración deberíamos salir del templo a ayudar al prójimo, no a buscar solamente la bendición para nuestros proyectos. Por favor, no se piense que no valoro el culto, del que me gusta participar, y menos de la música, pues he dedicado muchos años de mi juventud a escribir canciones para Dios, pero sí me preocupa el efecto que tiene la vida dentro del templo, sobre todo cuando se reemplaza el llamado de Jesús con nuestro propio entretenimiento, o nuestra protección porque a veces también puede servir para no exponernos. 

El cristianismo “centrípeto” que provocan los templos ha hecho que hablemos de “ir a la iglesia” mucho más que de “ser iglesia”. Cuando Jesús dijo “uno mayor que el templo está aquí” (Mt.12:6) se estaba poniendo por encima de cualquier institución, incluidas las religiosas. Por ello, un segundo aspecto que quiero señalar es el peligro de sacralizar un edificio, aún por el uso para el que fue dedicado. El templo cristiano no es “casa de Dios”, sino un lugar de reunión que puede ser utilizado para otros fines (comedor, práctica de deportes, escuela), así como cualquier lugar fuera del templo puede ser sitio de culto. La comunidad cristiana no está llamada a funcionar dentro del templo, sino a apoyarse mutuamente (no hace falta citar cómo Jesús y luego el apóstol Pablo nos enseñan el amor recíproco resumida en la expresión “los unos a los otros”). Ese espíritu solidario trasciende largamente el ámbito del templo, y nos llama a ser hermanos todos los días fuera de él. 

El Nuevo Testamento nos presenta como templos vivientes (1 Co.3:16-17, 2 Co.6:16). Deben ser nuestras personas y no nuestros edificios donde resida Dios, y su amor se manifieste en nuestros prójimos. Por ello se nos invita a consagrarnos a su servicio: “hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Ro.12:1). Pienso que la iglesia primitiva no necesitó templos de piedra para crecer, sino templos de carne y hueso. Fueron los cristianos, allí en la intimidad de sus corazones, donde la comunión con Dios se transformó es una fuerza evangelizadora arrolladora. 

POSTEROUS, posteando en tu blog mediante un email.



He leído en la revista USERS de este mes, que existe un servicio llamado Posterous, que permite mediante un sencillo mail, hacer un post en un blog. Como verán, no pude esperar para enviarles este material.


Se dice en algunos foros acerca de este servicio que posee pocos templates entre los cuales elegir, pero de todos modos es posible editar todo el contenido vía CSS ó HTML.


Yo lo encontré muy interesante y práctico (en mi caso personal) ya que es posible hacer una publicación en diversos blogs con un solo mail.


Yo envío este contenido desde mi cuenta de Hotmail, y queda automáticamente “posteado” en diversos sitios de mi propiedad:neticias.blogspot.comneticias.tumblr.comfaltamenos.wordpress.com, etc…


Es posible mantener varias cuentas con un mismo usuario y también realizar perfiles de grupo (Group Profiles) en donde luego, enviando un mail a “post@nombre_grupo.posterous.com” el servicio se encarga de publicar el post sólo en los blogs o servicios que figuren dentro de ese grupo.





Posee soporte para los siguientes servicios:

Posted via email from Mensaje de Fuego

Los tiempos cambian…

Los tiempos cambian.

Como todos los descubrimientos en la historia de la humanidad, la conectividad de internet ha pasado a ser de “demonio” a “herramienta útil”.

Si pudiéramos oir los mensajes cristianos de hace 25 años atrás, nos escandalizaríamos del legalismo, cargado de interpretaciones caprichosas, prejuiciosas y condenatorias.

Actualmente, la realidad es otra. No cabe duda. Pero… ¿ha mejorado algo?
Yo creo que sí, sin duda alguna.

Ahora bien. En cuanto a su relación con Dios que es, en todo caso, lo que más debería importarle todo ser humano, tal parecería que no se ven mejoras sustanciales. No obstante, más allá de lo que el hombre piense, haga o afirme creer, el Señor ha dejado un sinnúmero de consejos para seguir y no equivocar el camino.

Cuando miro hacia atrás, veo que la historia de la iglesia cristiana siempre ha tenido sus altibajos, pero que Algo la ha sostenido siempre. A pesar de las más terribles cosas, Dios ha guardado siempre un remanente para sí. 

Cuando miro hacia el futuro, me pregunto, ¿cómo verán los cristianos próximos mis puntos de vista materialistas y carnales de la actualidad?

No puedo menos que mirar el presente, y sufrir por la agonía de miles que sonríen cuando debieran preocuparse. Y, lo que es más triste, es que no me estoy refiriendo al mundo inconverso. Pienso, más bien, en los que, semana a semana, se dejan llevar por cientos de actividades sin objetivo evangelizador alguno y creen que, porque el número de personas que se ha reunido en el lugar es grande, no hace falta preguntarse ¿que estamos haciendo para Dios?

Qué bueno es el Señor. Todavía nos sigue dando oportunidades…

Que el Señor los bendiga !

Posted via email from Mensaje de Fuego

El reino de Dios

En la lectura que sigo del libro “Encuentre a Dios en lugares inesperados” del periodista cristiano Philip Yancey, me encontré con interesantes reflexiones que espero resumir con éxito a continuación:

“¿Juzga Dios a las naciones como a entidades nacionales?

El Antiguo Testamento ciertamente muestra a Dios lidiando con entidades nacionales: los profetas hicieron bajar juicio sobre Israel y Judá, también sobre Filistea, Asiria y Babilonia. Pero el Nuevo Testamento parece presentar un importante cambio: Ahora Dios está trabajando y no es principalmente a través de las naciones, sino a través de un reino invisible que trasciende las naciones.

Jesús destacó el “reino de los cielos” como el foco central de la actividad de Dios sobre la tierra.”

“Cada vez que se aproxima una elección, los cristianos debaten si este o aquel candidato es un “hombre de Dios” para el gobierno.

Tengo dificultad para imaginar a Jesús meditando en si Tiberio, Octavio o Julio César era un “hombre de Dios” para el imperio.
Lo que sucedía en Roma estaba en otro nivel completamente diferente al Reino de Dios.

El apóstol Pablo se ocupaba mucho de cada iglesia en Galacia, Éfeso, Corinto y Roma, pero no encuentro ninguna indicación de que él se ocupara de “cristianizar” el Imperio Romano.”

Algunos historiadores argumentan que la iglesia perdió de vista su misión original a medida que se acercaba al trono del poder.

Mientras las naciones se deslizan, yo estaré trabajando y orando para que el Reino de Dios avance.”

“El Evangelio de Jesús no era ante todo una plataforma política.

En el tiempo de Jesús las personas que lo veían como su salvador político, de continuo estaban aturdidas por la elección de sus compañeros. Se hizo conocido como el amigo de los recaudadores de impuestos, un grupo claramente identificado con los explotadores extranjeros.

Aunque denunciaba el sistema religioso de sus días, trató con respeto a un líder como Nicodemo, y aunque habló sobre el peligro del dinero y la violencia, le mostró amor y compasión al joven rico y a un centurión romano.

En pocas palabras, Jesús honró la dignidad de cada persona, ya sea que estuviese de acuerdo con él o no.”

“Cuán difícil es recordar que el Reino de Dios nos llama a amar a la mujer que acaba de salir de una clínica de aborto (y, sí, incluso a su doctor), a la persona promiscua que está muriendo de SIDA, al acaudalado propietario de tierras que está explotando la creación de Dios.

Si no le puedo mostrar amor a tales personas, entonces necesito preguntarme si he comprendido el evangelio de Jesús.

Por naturaleza, un movimiento político traza líneas, hace distinciones, pronuncia juicios; en contraste, el amor de Jesús cruza a través de las líneas, trasciende distinciones y dispensa la gracia.

Si mi activismo aleja tal amor, he traicionado Su reino.”

“Más y más me temo que la iglesia se vea como un enemigo de los pecadores.

¿Cómo puede uno sostenerse en un alto nivel de pureza moral, mientras al mismo tiempo muestra gracia a quienes no cumplen esas normas?

Damos servicios de labios para afuera diciendo que «odiamos el pecado mientras amamos al pecador», pero, ¿cuán bien practicamos este principio? Con demasiada frecuencia los pecadores no sienten que la iglesia los ama y que a su vez continúa alterando su definición de pecado, precisamente lo opuesto del patrón de Jesús.

Un cambio importante en la historia tuvo lugar con el emperador Constantino, quien fue el primero en legalizar el cristianismo y hacerlo una religión subsidiada por el estado. En esa época, su reino parecía ser el mayor triunfo de la fe: ahora el emperador estaba usando los fondos del estado para construir iglesias y patrocinar conferencias teológicas en lugar de perseguir a los cristianos porque no lo adoraban. Tristemente, el triunfo no vino sin un precio. El estado comenzó a nombrar obispos y otros oficiales de la iglesia, y creció una jerarquía que casi era una réplica de la jerarquía del mismo imperio. Los obispos cristianos pronto comenzaron a imponer la moralidad sobre la sociedad en general.

Me di cuenta, mientras meditaba sobre la vida de Jesús, cuánto nos hemos alejado del equilibrio divino que él estableció para nosotros. Cuando escucho los sermones y leo los escritos de la iglesia contemporánea, en ocasiones detecto más de Constantino que de Jesús. El hombre de Nazaret era uno sin pecado, amigo de pecadores, un patrón que nos debiera convencer sobre ambos aspectos.”

Queda claro que los hombres solemos “acomodar” el mensaje de Dios para diversas ocasiones, según nos conviene.

Por momentos, cuando necesitamos mostrarle sus faltas a un amigo (porque nos ha ofendido y nos tomamos las atribuciones de hacérselo saber “a la luz de las escrituras”), le ofrecemos los pasajes más cercanos al juicio que podamos encontrar.

Difícilmente tomemos la misma medicina cuando los que nos encontremos en dificultades seams nosotros mismos (o aún en desobediencia).

Pero sabemos utilizar la Palabra de Dios para terceros, sin aplicarla en los mismos términos sobre nuestras propias conductas íntimas y cotidianas.

Es aquello que Jesús mencionó tantas veces:

¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo,  y no le das importancia a la viga que está en el tuyo?
Mateo 7:3, NVI (Nueva Versión Internacional).

Podemos ver las cosas como el Señor las ve. Es difícil pero es posible. Una vez que nos ejercitamos en la gracia de Dios, deja de ser un camino amargo para transformarse en un dulce sendero.

Que el Señor te bendiga !!!

Líderes: “Aún no ha venido mi hora”

Jesús pasó 30 largos años de su vida sin ejercer su ministerio.

Muchos líderes de la actualidad quizá le hubieran dicho: “Es tiempo que sientes cabeza! Deberías hacer algo para Dios !!! ¿Vas a estar toda tu vida simplemente trabajando con tu padre en la carpintería y leyendo la Torah los Sábados ???”

¡Qué desperdicio de tiempo! Parece que a Dios nada lo apura para lograr “objetivos” en Sus proyectos.

En la actualidad muchas ovejas son presionadas en forma externa a que pongan manos a la obra YA !!! debido a necesidades externas y apremiantes de un ministerio determinado:

“¡Debemos alcanzar las 10.000 almas para Dios en este año!”

“Es necesario evangelizar toda la península!!!”

Dios se mueve de maneras muy diferentes.

Yo lo he comprendido y espero en Él las directivas. Mucho me ha guiado (y me guía aún) hacia Sus caminos vez tras vez. Pero en Dios no es necesario correr, sino escuchar la voz de Dios dando la señal de largada para la tarea.

No es posible forzar el crecimiento de vegetal alguno, del mismo modo, no es posible acelerar la maduración de un corazón para que esté listo para la obra de Dios.

Por otro lado, el Señor necesita soldados dispuestos para entrar en combate en determinado momento. El que un cristiano salga corriendo sin estrategia, disparando palabras sin tener idea de lo que dice o afirma, no garantiza que produzca fruto (aún cuando levante una biblia en su mano y afirme que “Dios así lo ha dicho!”).

No hay mejor cosa que entrar en acción cuando Dios desea que actuemos. Pero, por otro lado, no hay peor cosa que entrar en batalla cuando nadie nos ha dicho que lo hagamos.

Yo por ahora permanezco en quietud aguardando Su orden de entrar en acción. (Salmo 46:10).

Su madre, se acercó cuando faltaba vino en una fiesta y el Señor le dijo: “¿Qué tienes conmigo mujer? Aún no ha venido mi hora”. Posteriormente a esto, luego de sus primeros 30 años, comenzó su ministerio.

El ministerio de Jesús duró unos 3 años. “¿No podría Dios haber aprovechado mejor los 30 años anteriores?” se dirá alguno. Pues, al parecer, no era conveniente para los planes de Dios que así fuera.

No es bueno empujar a las ovejas a que se muevan cuando Dios no las envía. Debemos tener en cuenta que los tiempos de Dios no se ajustan a los de nuestras organizaciones, instituciones, planes de evangelismo, cruzadas y reuniones de milagros, sanidad, o santidad…

El Señor es quien dirige Su obra como Él ha proyectado. Debemos estar atentos a Su dirección y evitar hacer intentos infantiles por “mejorar” Sus designios.

Hermano, espera y confía en el Señor y Él hará.

Que el Señor te bendiga !!!