Somos descendientes de la promesa de Abram

En Génesis 12:1-4, se nos relata cómo Abram recibe la promesa de Dios (quien haría de él una nación grande) a la edad de 75 años.

Se desprende de que Abram (y Dios también) sabía que Sarai, su esposa, era estéril del pasaje que encontramos en Génesis 11:29-30.

En Génesis 15:1-6, Dios insiste en abundar sobre los detalles de su promesa a Abram. ¿Con qué objeto? Es que sabía que Abram aún guardaba sus opiniones sobre el modo en que Dios cumpliría su palabra. Finalmente le cree a Dios (quien le recalca que será “un hijo tuyo”) y esa fe le es contada por justicia.

El capítulo 16 de Génesis, es un relato de cómo el hombre se esfuerza por “ayudar” a Dios a cumplir sus promesas…
Sarai le dice: “Ya ves que Dios me hizo estéril, al menos dame un hijo de mi sierva Agar” y le pidió que se acostara con ella. Abram lo hace, y a los 86 años (Génesis 16:16) se convierte en padre.

Algo ocurre con el tiempo. A los 99 años, (Génesis 17:1-8) Dios vuelve a hablarle, le cambia el nombre e insiste sobre una promesa realizada hacía 24 años y luego reconfirmada.
¿Acaso se había olvidado ya Abram de que Dios le había prometido tan grande bendición? ¿Es posible que Abram creyera que lo que el Señor le había provisto era el cumplimiento de la promesa? Aparentemente, todo estaba dado y cumplido, pero Dios siempre va más allá de lo que ven nuestros ojos y esperan nuestros sentidos.

En Génesis 21:1-5 vemos el cumplimiento de la promesa de Dios. Llegando a tiempo, ni un minuto fuera de lugar. Ni antes, ni después. Génesis 18:14 lo plantea claramente así: “¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.”

No quedaban más dudas, Isaac estaba ahí, seguramente dando sus primeros gritos en este mundo, y Dios en Génesis 21:12 le corrige sus dudas a Abraham cuando le dice: “En Isaac te será llamada descendencia”.

Nosotros somos parte de esa descendencia, creída por fe por Abram, cuando aún faltaban 25 años de trato de Dios para llevarla a su cumplimiento.

Algunos repiten el dicho: “Dios aprieta pero no ahorca”. Yo creo que aún cuando llegare a ahorcar, tendrá provisto su poder para levantarnos de la muerte si es que hemos sido escogidos y si somos parte de esa descendencia profética.

Que el Señor les siga bendiciendo !!!

Anuncios

Más tecnologías…

Para los amantes de los últimos tiempos, en donde el Apocalipsis se muestra cada vez más claro a medida que se van comprendiendo los alcances de cada palabra profética, va dirijido este mensaje.En realidad me considero un ignorante en cuanto a los tiempos de Dios para poder decir que Jesús vendría en tal o cual momento.

Lo cierto es que hay ciertos avances tecnológicos que tienen un sabor a “te lo dije” propio de aquellas cosas que uno esperaba que aparecieran en el mercado para reafirmar teorías.

Hace unos años se viene hablando (y ya dediqué algunos párrafos en este mismo sitio al respecto) sobre el uso de tecnologías adaptadas para alcanzar mejores niveles de seguridad, control de acceso a áreas de las empresas, protección infantil, identificación de pacientes, ubicación en casos de secuestro… Todas cosas muy anheladas en estos tiempos de inseguridad. Me refiero al “VeriChip” un implante subcutáneo que funciona como sensor y envía señales a un servidor en relación a nuestros movimientos, signos vitales, ubicación GPS, etc. El sitio que contiene dicha información lo ofrece como una gran novedad (predicha hace 2000 años): http://www.verichipcorp.com/

Esto, si son seguidores de mis escritos, ya lo habrán leído. O bien, quizá se enteraron en alguna publicación o blog similar.

Pero ahora… CHA CHAN !!! Llega algo que aún no habíamos visto. Es decir: Se hablaba de que este microchip se podía insertar debajo de la piel y generalmente se recomienda ubicarlo en la muñeca o en el brazo, pero… aunque los bíblicos pensaban que podía insertarse en la frente, no se veía como algo lógico para su uso.

Ahora, tenemos un uso “frontalmente bíblico” como a todos nos gusta y con un uso que hará temblar a más de uno por tenerlo ya!!! (cristianos, abstenerse, por favor!).

Se trata de un dispositivo que se coloca por encima del monitor (en donde muchos colocan su webcam) y es algo más o menos parecido a esto:

naturalpoint1.jpg

¿Qué tiene de particular?

Que para ser accionado, debe uno tener puesta una gorra o colocarse un pequeño punto en nuestra frente que envía señales al dispositivo para interactuar con la computadora.

De este modo, podemos hacer uso del mouse, como podemos ver en estos videos provistos por la empresa fabricadora de este nuevo “chiche” de última generación.

En uno de los videos podremos ver los buenos resultados que obtiene un usuario mientras utiliza el aparato en un juego de los tipo “first person” (aunque no puedo afirmar qué juego es, no estoy al día con ese tipo de desarrollos).

Así que gracias a la empresa http://www.naturalpoint.com/smartnav ya contamos con lo que nos faltaba para hacer de nuestra realidad un verdadero apocalipsis !

Si desean, echen una mirada a los videos en cuestión:

Video 1Video 2
Que el Señor les bendiga !

.